Consumos culturales de los adolescentes: "La vida es un celular"

Un sondeo del Ministerio de Educación muestra los consumos culturales y la relación con las nuevas tecnologías de los chicos de entre 11 y 17 años. Para qué usan el celular, qué valoran en Internet. El lugar de la tele. La “pluriatención” a los medios electrónicos.

Página/12 accedió en forma exclusiva a un adelanto de los resultados, que se darán a conocer en su totalidad próximamente. “Esta encuesta lo que nos muestra claramente es una práctica de consumo que se observa en los últimos años y que es importante para la escuela: la superposición de medios en el ámbito hogareño”, destacó el sociólogo, investigador del Conicet y profesor de la UBA Luis Alberto Quevedo, en diálogo con este diario, al analizar los datos. El estudio confirma que hoy los jóvenes están muy atravesados por la cultura audiovisual y por los consumos ligados a las nuevas tecnologías.

El relevamiento se hizo en 2011 y abarcó una muestra representativa de 1202 entrevistados (51 por ciento varones y 49 por ciento mujeres; 99 por ciento van a la escuela). El 20 por ciento vive en la ciudad de Buenos Aires, 21 en el Gran Buenos Aires y 58 por ciento en el resto del país.

Uno de los equipamientos culturales que hoy sigue mostrando gran disparidad entre los sectores de mayores ingresos comparados con los de más bajos ingresos es la computadora hogareña. Si bien el 70 por ciento de los entrevistados dice tener al menos una computadora en su casa, cuando se mira esa cifra según el nivel socio-económico (NSE) se puede ver que en los sectores altos llega al 96 por ciento de posesión, mientras que en los más bajos apenas un 25 por ciento tiene computadoras en el hogar.

En relación con el celular, el 66 por ciento manifestó tener un aparato. El acceso a un teléfono móvil crece con la edad: entre los chicos y chicas de 11 a 12 años, tiene celular el 49 por ciento entre los de 13 y 14 años, el 67 por ciento, y entre los de 15 y 17 años, el 85 por ciento. Lo usan principalmente para enviar y recibir mensajes (70 por ciento), para escuchar música (50 por ciento), para comunicarse con sus padres (llamarlos o que los llamen), 49 por ciento; que puedan llamarlos o para hablar con sus amigos y arreglar salidas (41 por ciento).

–¿Aparece en la encuesta alguna diferencia significativa por sexo o lugar de residencia? – le preguntó Página/12 a Quevedo.

–Resulta difícil trazar una especie de “jovenpromedio” en materia de consumos culturales: las desigualdades según nivel socioeconómico son muy significativas y también el lugar de residencia marca distancias entre cada grupo social. Por ejemplo, la encuesta confirma que hoy los jóvenes están muy atravesados por la cultura audiovisual y por los consumos ligados a las nuevas tecnologías. Pero hay grandes diferencias en materia de acceso a los equipamientos, a la conectividad, a la capacidad de los jóvenes de renovar sus aparatos, etc.

“El estudio permite ver que chicos de distintas edades, en diversas regiones y de diferentes sectores sociales, explotan en especial las funciones más comunicativas de los medios interactivos: Internet se valora sobre todo como medio de comunicación entre las personas, aun más que como reservorio de información y el mensaje de texto facilita que el teléfono móvil siga funcionando como dispositivo de interacción. Una tecnocultura del contacto parece haberse consolidado entre unos jóvenes usuarios que conjuran así el aburrimiento y, por ahora, distan un poco del “prosumidor” que promete la literatura más entusiasta”, manifiesta Roxana Cabello.

Para el sociólogo Marcelo Urresti, es el teléfono celular, artefacto, gadget, fetiche, computadora de mano, multifunción, objeto que tenderá a ganar en importancia con el paso del tiempo, dentro de la economía de tareas, comunicación y esparcimiento de los adolescentes del futuro cercano. El 66 por ciento tiene celular propio, tendencia que aumenta con la edad y con el nivel socioeconómico. El uso declarado muestra que ese artefacto es mucho más que un teléfono y excede el tipo de utilización típica de un adulto. No es difícil imaginar un futuro con adolescentes centrados en sus “teléfonos”.





Fuente:

La generación de las conexiones múltiples. Por Mariana Carbajal. 
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-199322-2012-07-23.html

Subnotas:

“Mirada positiva”. Alberto Sileoni. Ministro de Educación. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/199322-59844-2012-07-23.html 

Las miradas de dos especialistas sobre la encuesta. 
Roxana Cabello: Tecnocultura del contacto. Marcelo Urresti: Adolescentes y la cultura digital móvil. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/199322-59845-2012-07-23.html

Imagen: Sandra Cartasso

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitar el blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...